Cambiando la atmosfera

Cambiando la atmosfera

Génesis 39:21

 “Y tomó su amo a José y le puso en la cárcel… Jehová estuvo con José”. Una atmósfera es la respuesta a distintas influencias espirituales. Usted determina el tipo de atmósfera en la cual quiere vivir, en su casa, negocio, su vida, su ministerio.

La atmósfera crea un clima. El clima crea fortalezas. Patrones de pensamientos. 2 Corintios 10:4-5 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Fortalezas = formas de pensamientos de unas personas en una región en particular. Para penetrar esas fortalezas, cambiar la forma de pensar de esa gente, si usted se levantó en un ambiente negativo de fracaso, pesimista, se va a comportar de acuerdo a esa atmósfera.

Patrones de pensamientos crean culturas. Si vamos a cambiar la atmósfera hay que cambiar el pensamiento. En la cultura del Reino, pertenecemos a otra atmósfera. La cultura del Reino camina distinto, piensa distinto. Caminamos de acuerdo a la mente de Cristo. En la cultura del Reino cuando llega el tiempo de algo, nada ni nadie le podrá detener. “Ninguna arma forjada contra ti prosperará” Isaías 54:17

No hay nada ni nadie que pueda impedir lo que Dios te quiere dar. Llegó el tiempo de Israel ser libre. Mientras más los oprimían, mas se multiplicaban. Llega el Kairos de Dios para tu vida, no hay gobierno, ley, partido político. Ha llegado el tiempo, cuando Dios dice: “Si Dios contigo quién contra ti”. Llega tu tiempo, Dios ordena tu camino.

Muchos no han entendido los tiempos de Dios. Hay que estar conectados a lo que Dios está hablando. Dios levantó a Saúl porque venía David detrás.  Hay dificultades que tiene que anteceder para el lugar que Dios ha preparado para ti. Eso no estaba para destruirte, estaba para promoverte. Si no entendemos los tiempos de Dios, los vamos a abortar. Debes entender tu propósito, tu destino.

En 1 Samuel 16 habla de que Samuel iba a ungir el segundo rey de Israel. David no estaba en la casa. Eliab, el hermano mayor, cuando Samuel lo iba a ungir Dios dijo no. “Los hombres miran lo de afuera, Yo miro el corazón”.

Aunque algunos otros te critiquen, te pongan atrás en el rebaño, Dios te va a levantar. A José le echaron en la cisterna correcta. Dios le había hablado a unos ismaelitas. “Dios se adelanta para llevarlo donde lo tenía que llevar. Con cada prueba Dios te da una salida”. Cuando el problema era más difícil ya Dios tenía a alguien preparado para poderle bendecir.

Los ismaelitas lo llevan a Egipto, le colocan en la línea de los esclavos. Mientras José estaba cabizbajo, ese día Dios había inclinado el corazón de Potifar para que fuera al mercado. Evidentemente la mano de Dios estaba sobre José. Le llevó a la casa del gobernante y la Biblia dice que la atmósfera cambió en la casa de Potifar.

La casa de Potifar prosperaba y le dijo a Jose: “administra todo lo que tengo”. La mujer de Potifar trató de seducirlo, él se va huyendo y ella se queda con la ropa. Posiblemente Jose en el sueño recordó lo que Dios le había mostrado y allí, pero en el sueno no vio la mujer de Potifar, quédate con la ropa, no voy a pecar contra Dios. Voy a hacer la voluntad de Dios. Esto le costó la cárcel.

“Hay bendiciones encubiertas dentro del sufrimiento”. Le llevaron a la cárcel y la atmósfera cambió. Donde estaba José enseño protocolo, visión. El desorden lo convierte en orden. No criticó, cambió la atmósfera. Todo lo que allí se hacía Jehová lo prosperaba. El favor de Dios estaba por delante. No está quejándose. Está ordenando la atmósfera. Está arreglando el desorden. Está bendiciendo a los que están allí.

Le dijo a aquella gente: Tuve un sueño, lo conté a mis hermanos y me cayeron encima. Vi que el sol, la luna y las estrellas se inclinaban. Yo sé que tendré que salir de aquí. Comportémonos como que vamos a salir de aquí. Hasta que tú no te sobre cualifiques dónde estás, no cualificas para otra dimensión. Dios no te va a elevar a otra dimensión, si dónde estás te estás quejando. “En lo poco fuiste fiel”.

Mientras tanto Dios le da un sueño a dos de los presos. Dos sueños proféticos: primero el panadero (pan), segundo el copero (vino). Uno tenía que morir, el panadero. El cuerpo de Cristo tenía que ser quebrantado. El otro no iba a morir, habla del vino nuevo. Dios levantado en el nuevo pacto. Uno tenía que salir donde Faraón, y decir mira te vuelvo a dar la copa de vino para que veas que no me quedé muerto allá adentro.

Cuando Dios empieza a orquestar la salid de José le da un sueño a Faraón. Allí aquél que se olvidó de José lo recuerda. Muchas veces los que tú ayudaste se olvidan de ti. Trece años de dificultad, de dolor. En 24 horas se convirtió en el segundo en mando. Le pusieron su anillo, significa autoridad. Le pusieron un manto finísimo. Lo mismo que le quitaron y por lo cual le echaron en la cisterna, era lo mismo con lo que Dios le estaba vistiendo.

Lo mismo que te han robado, Dios te lleva a multiplicar, y a devolvertelo siete veces más.  Tienes que entender que lo que Dios te ha dado es para que cambies la atmósfera, no es para que critiques. Jose fue fiel en su casa, fiel en casa de Potifar, fiel en la cárcel, fiel en el trono. No hay trono si no eres fiel.

Si hubo presión en la cárcel, más presión en el trono. El entrenamiento de ayer te prepara y cualifica para estar donde estás. Faraón lo ve y le dice: No te puedes llamar José que significa el amado, sino Zafanat Panea=Salvador del mundo. Unción sobre José tan poderosa que salvó una generación.

Transformadores de atmósferas. Tu escoges la atmósfera que quieres vivir. Haga la diferencia. Dios tiene su mano sobre ti, Su favor está delante de ti para que cambies todo, y dejes un legado. Aprovecha el momento, deja una marca y una huella en la vida de otros.