Como levantarme despues de perder todo

Como levantarme despues de perder todo

Ruth 1:14-18

Siete maneras de levantarse:

  1. Soy el 100% responsable de mi vida. Decido que pensar, que sentir, que hacer. El 99% de los fracasos corresponde a personas que tienen el hábito de excusarse. Cuando renuncio a todas las excusas entro en control de mi vida. Para que Dios te levante después de perder todo, debes asumir el 100% de la responsabilidad. Nadie dirige tu vida, solo tú. Basta de quejarte. El que se queja en realidad no quiere resolver el problema y además se queja con quién no puede solucionar nada.

Por ejemplo: Te va mal en el trabajo y te quejas con tu esposa. ¿Qué puede hacer ella? Nada. Te val mal en el matrimonio y te quejas en el trabajo. ¿Qué puede hacer tu compañero de trabajo? Nada. El que se queja en el lugar incorrecto es miedoso, teme correr un riesgo tomando una decisión.

Basta de poner excusas:

  • Luis Pasteur era miope.
  • Bethoven, sordo.
  • Franklin Roosevelt, sufrió poliomelitis, quedó inválido. Ocho años más tarde fue gobernador de N.Y. y en 1932, fue presidente de los E.U.

Dios se le reveló a Abraham a los 99 años. ¡No hay excusas! La excusa es una explicación que te das a ti mismo para tener tranquilidad. Cuando mueran las culpas, las quejas, las excusas, asumirás el 100% de responsabilidad sobre tu vida, tendrás el control y Dios empezará a tratarte y levantarte. Ruth nunca se quejó, no echó culpas, ni excusas. Dijo: “Mi vida depende de mí, perdí todo pero volveré a levantarme, porque el justo se cae y vuelve a levantarse”.

  1. Declaro palabras de bendición para tu futuro. Hay poder en tus palabras sobre tus hijos y tu descendencia, la Biblia dice: “Somos linaje escogido de Dios, pueblo del Señor y nuestra descendencia por mil generaciones será bendita”.
  1. Te sostendrás en la gente que Dios te proveyó. Al tomar el control de tu vida, Dios pondrá gente en tu presente y futuro que te sostendrá en el momento difícil. Lo primero que hacemos cuando perdemos todo es aislarnos. Debemos buscar a la gente designadas por Dios para sostenernos en esos momentos de dolor.

Habla tu problema con Dios primero. Aléjate de quienes hoy parecen que están contigo y mañana no. No te detengas con la gente equivocada. Como le sucedió a Ruth, habrá un Booz que te dará trabajo, sostendrá tu futuro, se casará contigo, te consolará, te dará descendencia y te bendecirá.

  1. El patrón de Dios es: Prueba = Promosión. Las pruebas están indicando que viene una promoción. Dios no te dejará en el dolor.

Bendice las habilidades que Dios te dio. Aunque perdiste todo, no perdiste la habilidad que te llevó a lograr todo eso, por eso lo recuperará y vas a ganar aún más. Debes valorar tus habilidades de tres maneras:

Pensar bien

  • Hablar bien
  • Cuidar lo que Dios puso en tu camino
  1. Vas a aferrarme al Señor como nunca. Orfa, Ruth y Noemí, perdieron sus maridos, estaban desechan, habían perdido todo. Llegaron a un punto del camino llorando, desgarradas, sin familia, sin casas, sin raíces, desterradas. Ruth era moabita y para los judíos inmunda. En el medio del camino, la suegra Noemí, les dijo que volvieran a su tierra porque no tenía nada que darles.

En el dolor, Orfa la abraza, y se va. Pero, Ruth se aferró y le dijo: “No me pidas que te deje y me aparte de ti, dondequiera que tú vayas iré yo, tu Dios será mi Dios y tu pueblo será mi pueblo”.  Al verla Noemí tan decidida no le insistió más.

¿Eres de los que abandonan todo en medio del dolor, o de los que están convencidos que no hay vuelta atrás y que Dios les acompañará en bendición hasta el fin? Que Dios pueda decir de ti, hay un hijo, hija mía, que el dolor, las pérdidas, la tristeza no lo ha convencido, lo voy a rodear con mi favor.

  1. Saldrás a tomar tu nueva bendición. Ruth fue a espigar para que la tierra reconociera a su próxima dueña; estaba trabajando la tierra, pero, sería su dueña porque se casaría con el dueño de la tierra. Busca tu bendición, mira en tu espíritu lo que Dios te dará y tócalo. No te quedes sentado, es tiempo de salir y todo lo que pises Dios te lo dará. Con Dios todo es posible para el que cree. Para el que cree todo es posible.