MISIÓN

Hemos sido llamados a sanar a los quebrantados de corazón, a edificar, adiestrar y a capacitar para convertir a cada creyente en un ganador de almas, UN TERAPEIN (sanador). Isaías 61:1-4

VISIÓN

Somos una Iglesia adoradora, sanadora y restauradora.

Nuestra visión es convertir a la Iglesia en un gran centro de capacitación y adiestramiento para que todos aprendan a ministrar a un mundo en necesidad.

DIÁCONO

Ser diácono es ser “servidor de Cristo” y su trabajo debe ser de servidor cristiano desinteresado y dedicado al Señor.

El “servidor de Cristo” surgió de una necesidad básica, o en un sentido, de una crisis en la iglesia cristiana del primer siglo.

El término “diácono” proviene del griego DIAKONOS que significa “servir”. Sirven al pueblo de Dios en el nombre de Cristo.

La labor del diácono es complementar la obra del pastor y brindarle todo su apoyo. El pastor y el diacono constituyen un “equipo espiritual”. Su función es la de proteger todos los asuntos de la Iglesia.

“…porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para si un grado honroso…” 1 Timoteo 3:13

COMPROMISO

  • Cubrir el altar y el Ministerio El Sendero de la Cruz
  • Funerales
  • Visitas a hospitales
  • Visitas y servicio en los hogares.
  • Seguimiento
  • Seminarios de autoestima
  • Escuela de Consejería
  • Nuevos Convertidos
  • Campañas
  • Servicios dominicales
  • Bautismos
  • Santa Cena
  • Santa Cena a los enfermos
  • Operación Alfolí
  • El Granero