La Misericordia

La Misericordia

¿Que es lo que va mano a mano con la misericordia de un Padre perfecto como lo es el Dios que nosotros le servimos? La contestación es simple El AMOR.

El amor es lo único que encaja perfectamente con la infinita misericordia de Dios. Nuestro Creador es el único  Padre perfecto, el Padre amoroso y misericordioso y justo. Veamos un ejemplo de la misericordia de Dios en el libro de Oseas 11: 1-9 Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. Cuanto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí; a los baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían sahumerios. Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba. Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida. No volverá a tierra de Egipto, sino que el asirio mismo será su rey, porque no se quisieron convertir. Caerá espada sobre sus ciudades, y consumirá sus aldeas; las consumirá a causa de sus propios consejos. Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me quiere enaltecer. ¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad.”

La misericordia de Dios es infinita. A ese Dios es al que nosotros alabamos y adoramos, porque El es digno de toda alabanza, porque El es digno y justo. Por lo tanto los exhorto a que guarden misericordia y juicio los unos con los otros como lo hace Dios con todos nosotros.

Te aconsejo que nunca abandones a este Dios, pues no hay otro; El es el único y gran perdonador y misericordioso Dios. El hombre, la humanidad, los parientes, la pseuda justicia humana, con todos sus requintes, fiscales, abogados, jueces, gobernadores, profesores, presidentes, políticos, jefes, padres y madres, hermanos de padre y madre, pastores, concilios, hermanos en Cristo (entre comillas); si los ponemos todos en un colador y consiguiéramos por lo menos 15% que aplicasen el perdón y la misericordia seria mucho que decir.

El hombre o mejor dicho la humanidad no han entendido al Señor Creador de la raza humana. Muchas veces he indagado,  solicitando al Señor una respuesta de porque escogió esta fórmula de crear  criaturas humanas indefensas para venir a vivir en este mundo. Dios el Creador del cielo y la tierra muy fácil hubiera podido utilizar otros métodos para crear un sistema de reproducción que formasen seres humanos físicamente completos como el Señor formo a Adán y Eva. Pero Dios con su infinita sabiduría optó por crearnos como somos.

Nos creó para que nuestro desarrollo físico, emocional y mental fuese un proceso de formación lento y de esa manera llegáramos a una estatura adulta. El Señor en su postura como Creador, planificador y orientador, nos formo totalmente dependientes y  vulnerables. El pretendió que desde recién nacidos fuésemos totalmente dependientes. Su plan pretendía la creación de una familia donde el ser humano fuese criado en un ambiente donde su amor y  misericordia fueran ejemplo modelo, a fin de que las criaturas infantiles fuesen creciendo y a la vez sintiéndose amadas, comprendidas, aceptadas y felices. Que tuviesen el privilegio de ser nutridas y desarrolladas para lograr desarrollar un auto estima saludable y de esa manera poder llevar una vida saludable pero todo este proceso que fuese basado en  Su amor y misericordia.

Desafortunadamente hay muchas familias que nunca han entendido ese plan genial que Dios diseño para todos nosotros. Ese plan de una familia consiste de la crianza de un niño(a) bajo la presencia constante de una figura paterna y materna real. De esa manera la criatura pudiese conocer como realmente es el amor y misericordia de Dios hacia todos nosotros.

Sepa que la confianza en el Señor es producto de su amor y misericordia. Pero esta confianza puede ser distorsionada durante nuestro crecimiento ya sea por distintas razones. Digamos que fuiste un niño que experimentaste la separación de tu padre y madre  por motivo de un divorcio, o puede ser que tus padres te abandonaron o tal vez murieron  y terminaste en un orfanatorio. Como niño no supiste lo que es tener un padre y una madre. Ahora les pido que presten atención a lo que les voy a decir, como hijos de Dios es difícil dudar de la gran fidelidad de Él. Tu tal vez no podrás borrar los recuerdo infantiles, las  muchas promesas que nunca llegaron a ser y fueron desechas y puestas en el abandono. Tal vez tú como adulto piensas que la presencia de un padre humano no estuvo a tu lado cuando niño por alguna de las razones ya explicadas pero permíteme abrirte los ojos ante una realidad que jamás se puede ocultar. Cuando tu dabas esos primeros pasos como niño era nuestro Padre Celestial el que sostenía tus brazos, cuando llorabas era Él quien secaba tus lagrimas, cuando estabas lleno de preocupaciones que experimentamos durante nuestra adolescencia, era el mismo Dios el que te permitía de alguna manera ver el sol salir brillante y resplandeciente. Dios estuvo contigo durante todos esos momentos y permíteme darte una gran noticia El está contigo HOY.

Tú fuiste prestado por un breve tiempo a padres humanos que se supone que durante algunos años ellos te hubiesen dado el ejemplo del infinito amor y misericordia que Dios tiene hacia todos nosotros. Aplicando esa misericordia cuando fuese necesaria con mucho amor. La intención totalmente  Divina de Dios era que el cuidado y la seguridad que se siente cuando somos criados en un buen hogar, fuera la escuela para la preparación del amor que el Señor tiene para ti. Dios es el único Padre que jamás fallara contigo y conmigo. 2 Timoteo 2:13 nos dice: “Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo”.

DIOS ES BUENO Y PARA SIEMPRE SU MISERICORDIA