Transformando tu Desierto en Oasis

Transformando tu Desierto en Oasis

Isaías 41:17-20

 Desierto = Región seca y con ausencia prolongada de lluvia, transformando el lugar en impropio para vivir. El desierto habla de arena, calor, frío, todo estéril. Pero también es tu tiempo y mi tiempo de preparación para lo que Dios quiere hacer.

¿Qué representa el desierto en la vida del creyente?

  1. Lugar seco donde no hay aguas.
  2. Lugar donde existen serpientes y escorpiones.

“15 que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal;”   Deuteronomio 8:15

  1. Momentos de depresión y enfermedad

“3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.

4. Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

5. Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come”. 1 Reyes 19:3-5

Tres situaciones de quien está en el desierto:

29 David respondió: ¿Qué he hecho yo ahora? ¿No es esto mero hablar?”   2 Samuel 17:29

  • Cansados
  • Hambrientos
  • Sedientos

La Palabra revelada transforma el desierto en Oasis. 18 En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de aguas en la tierra seca. 19 Daré en el desierto cedros, acacias, arrayanes y olivos; pondré en la soledad cipreses, pinos y bojes juntamente”. Isaías 41:18-19

El Espíritu Santo hace una obra bien definida. Puedes quedarte atascado en el arenal del desierto o puede ser el tiempo de preparación de Dios. Cada desierto tiene su comienzo y su fin. Ninguna prueba es eterna. Si tiene su comienzo y tengo que atravesarla, ¿qué opciones tengo?

Primera Opción: Volver atrás. Siempre habrá la tentación de volver atrás. A Moisés le decían:  “Mejor estábamos en Egipto”

Segunda Opción: Desesperarme. “Viendo el pueblo que Moisés se tardaba de bajar el monte dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros…” Exodo 32:1

Hay momentos que las tinieblas te van a cubrir, y parece que la situación es más larga de lo que puedes resistir. Momentos de silencio, cielos cerrados, donde no ves nada y en este momento va a venir la tentación de hacer algo. “Hagamos un dios que nos saque de esta situación porque Dios se tarda en intervenir”.

Tercera Opción: En medio de mi desierto voy a hacer un tabernáculo y voy a adorar. Hay la opción de:

  • Volver atrás
  • Hacer un dios por no querer esperar.

Pero lo único que hizo el becerro de oro fue que muchos murieron y que el juicio de Dios descendió. No tomes eses asunto en tu mano. Espera un poco más; porque Dios se va a manifestar en tu situación. Mientras el Señor se manifiesta voy  a hacer un altar en el desierto y voy a adorar.

¿Cuáles son las lecciones que aprendemos en medio del desierto?

  1. Ningún desierto es tiempo de destrucción sino de formación. Dejar lo que me estorba, me pesa. Soltando todo lo que he arrastrado. Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”. Hebreos 12:1

 

  1. El desierto es el único camino hacia la abundancia. Antes de llegar a Canaán había una sola ruta y era el desierto. Muchas veces tú y yo tratamos de evadir el único camino que nos llevará a la bendición. Porque nos han enseñado a eliminar de nuestra vida todo lo que cause dolor, tristeza y angustia. El único camino a la bendición es el desierto.

 

  1. En el desierto Dios está y te ayudará. Presencia de Dios en medio del desierto. pues Jehová tu Dios te ha bendecido en toda obra de tus manos; él sabe que andas por este gran desierto; estos cuarenta años Jehová tu Dios ha estado contigo, y nada te ha faltado.” Deuteronomio 2:7.

Dios no te ha olvidado. Dios sabe donde estás. Tú no te le has perdido a Dios. El no te ha quitado lo ojos. El sabe que estás por este gran desierto. En vez de preguntarle a Dios ¿por qué no me sacas de este desierto? Sino ¿qué tu quieres que yo haga? Levanta tus ojos y ve que hay algo, y ve que hay algo más que arena, sol y calor. ¡Hay presencia de Dios aún en medio del desierto!

¿Sabe lo que es andar como los mismos zapatos por cuarenta (40) años y ni cambiarle el taco? La ropa no se dañó. Cuando tú y yo reconocemos la presencia de Dios nada falta. La presencia del Señor les acompañó en el desierto. Hay manifestaciones de Dios que solo se ven en el desierto. Hay toques y tratos de Dios que solo están guardados cuando estamos en el desierto. Solo en tiempos de desierto vamos a ver, y aprender cosas que no pueden ser enseñadas y reveladas en otro lugar.

  1. Dios ha preparado tu desierto. 16 y dile: Jehová el Dios de los hebreos me ha enviado a ti, diciendo: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva en el desierto; y he aquí que hasta ahora no has querido oír”. Exodo 7:16. Muchos dirán en el desierto la gente se muere y se pierde. El Señor dice “No en el mío; este desierto es para que me sirvas”.

 

  1. El desierto, aunque es un lugar de formación también es de fiesta. Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto.” Exodo 5:1 Los cánticos más dulces brotarán en el momento más difícil de mi vida. Mi mejor adoración será en los momentos más difíciles. Mis circunstancias me pueden limitar pero, no me van a controlar.

 

  1. En el desierto habrá transformación. 22 E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua.23 Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara.[a] 24 Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? 25 Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó;”. Exodo 15:22-25

¿Por qué voy a  descubrir aguas amargas? El desierto me vá a ayudar a identificar aguas amargas que nunca he querido ver. Es cierto, hay áreas amargas, me has traído aquí, no para avergonzarme sino para transformarme.

  1. En el desierto vas a ser alimentado. 19 Y hablaron contra Dios, Diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto?” Salmo 78:19. ¿Podrá Jehová poner mesa en el desierto?  En el peor de los desiertos vas a descubrir más abundancia.

 

  1. En el desierto te conocerás a ti mismo. Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos”. Deuteronomio 8:2. Como único puedes ser libre de aquellas cosas que están dentro de ti y de mi que no agradan al Señor, es poniéndote en situaciones que las veas.

 

  1. En el desierto serás renovado. “¿Quién es ésta que sube del desierto como columna de humo, Sahumada de mirra y de incienso, Y de todo polvo aromático?” Cantares 3:6. Cuando tú y yo entendemos que Dios, está, los demás se sorprenderán porque habrá resurrección. En el desierto sube como columna de humo sahumada de mirra y de incienso.

Siembre en el desierto.

¿Sabe cuándo se siembra en el desierto? Cuando todo está en contra.

Siembre:

  • Cedros = Seguridad. 17 Las vigas de nuestra casa son de cedro, Y de ciprés los artesonados”. Cantares 1:17
  • Acacia = Adoración. pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia”, Exodo 35:7
  • Arayanes = Rosas blancas con agradable olor.
  • Olivo= Productor de Aceite. Símbolo del Espíritu Santo.
  • Cipreses = Protección. Mirando hacia arriba
  • Pinos = Arbol oloroso. Salud

¿Por qué Oasis en el desierto? 20 para que vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo creó”. Isaías 41:20

Subirás de tu desierto. Te vas a levantar hermoseado (a), con el olor grato del Señor. Vas a subir. No importa cuanta arena te hayan echado, subirás del desierto. Recuerda hay un comienzo y hay un final. Al final ¡SUBIRAS!